Los mejores carnavales del mundo

Los mejores carnavales del mundo

“Carnaval, carnaval…carnaval te quiero”. Me encanta esta canción y es que, en verdad, es una época para amar. Hay gente que prefiere la Semana Santa y sus procesiones, otros prefieren fechas tan entrañables como la Navidad y otros la playa en verano. Yo en mi caso estoy deseando de que llegue el tiempo de Carnaval. Es así desde que era muy pequeño. Recuerdo que estaba deseando marcar en el calendario la fecha para disfrazarme. Ahora ya no tengo edad para disfrazarme, pero sí para viajar. Y es así como estoy conociendo la maravilla de esta celebración.

Os voy a contar los mejores carnavales del mundo. Los de España y los del extranjero, porque como sabrás es una fecha que se celebra en todo el mundo. Vamos a hacer un poco de repaso de historia para conocer de dónde viene todo esto.

Historia

El origen de su celebración parece probable que esté en las fiestas paganas, como las que se realizaban en honor a Baco, el dios romano del vino, las saturnales y las lupercales romanas, o las que se realizaban en honor del toro Apis en Egipto. Según algunos historiadores, los orígenes de esta festividad se remontarían a la Sumeria y el Egipto antiguos, hace más de 5000 años, con celebraciones muy parecidas en la época del Imperio romano, desde donde se expandió la costumbre por Europa, siendo llevado a América por los navegantes españoles y portugueses a partir de fines del siglo XV.

Nuevo Orleans

Se le conoce como el Mardi Gras, que tiene su origen en los siglos XVII y XVIII, cuando reinaban los Borbones. Antiguamente era una fiesta que solo unos pocos podían disfrutar. Da gusto verlo. Todo el mundo salen a la calle en masa y es un tiempo de celebración. En estas fiestas cualquier disfraz sirve. No te preocupes si es de una temática diferente, porque todo tiene cabida. Eso sí, no te olvides de coger una bolsa para meter todos los collares y los vasos que tiran desde las elaboradas carrozas de los desfiles. Y es que es tradición regalar collares.

Venecia

Es, sin duda, uno de los más clásicos, ya que se remonta a 1162 para conmemorar la victoria de la República de Venecia sobre el Patriarcado de Aquilea. Aunque la tradición es llevar la máscara, ya que es uno de los símbolos característicos de esta fiesta y también se ha exportado a carnavales de otros lugares del mundo. Seguro que todos conocemos esas famosas máscaras.  Puedes elegir entre Bauta, Colombina o Medico della Peste, lo que tengo claro es que vivirás una experiencia única e irrepetible.

Tenerife

En España uno de los más tradicionales es Tenerife. Está claro que para salir a la calle y disfrazarte tiene que hacer bueno, y esto se logra en las maravillas islas canarias. Para muchos el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife es el segundo carnaval mejor del mundo, solo superado por el de Río de Janeiro. Eso va en gusto, yo no quiero crear polémica. Las celebraciones duran 15 días y algo que te recomiendo es que no te pierdas la gala donde se elige a la reina del carnaval, los desfiles con las canciones satíricas y la fiesta de la calle.

Cádiz

También es un clásico el carnaval de Cádiz. Si hay una palabra que resume este festejo es cachondeo. Durante dos semanas las calles de la Caleta se llenan de chirigotas, comparsas, coros y cuartetos que cantan, ríen y te hacen ser más feliz.

Colonia

También conocido como la «quinta estación del año», es uno de los acontecimientos culturales más importantes de Alemania. El pistoletazo de salida se da el 11 de noviembre a las 11:11 h. en el Alter Markt aunque la verdadera fiesta tiene lugar durante el mes de febrero tocando su fin el miércoles de ceniza tras una semana de festejos. La semana comienza el jueves con el Weiberfastnacht, día en el que las mujeres asumen el rol principal de las fiestas tras recibir las llaves de la ciudad de manos del alcalde.

Ahora ya conoces un poco más sobre los carnavales de España y del resto del mundo. Aunque el que se hace en cada ciudad también tiene su encanto. Lo importante es saber pasarlo bien y estar rodeado de los tuyos. Yo hace años recuerdo que los disfraces los hacía con retales de mi casa, ahora es más fácil. El otro día entré en la web de La Casa de los Disfraces y encontré de manera rápida dos para mis hijos. Y es que ahora es todo más fácil. Lo que no cambia es la diversión y la ilusión.