Tips para elegir una buena empleada doméstica

Tips para elegir una buena empleada doméstica

En primer lugar, cuando nos enfrentamos al proceso de seleccionar una empleada doméstica, tanto si es interna como si es externa, debemos poner por encima de todo, una buena formación y el compromiso. Los muchos años trabajando en el sector de Servicio Doméstico Sant Pau les han servido para ser conscientes de la importancia que tienen los procesos de selección para que luego las personas queden encantadas del trato y la ayuda que ellos les prestan. En su opinión creen que todo esto debe ser valorado, tanto para el resto de empresas como para si como particular quieres contratar una empleado de este tipo.

Vamos a ver algunos de los puntos más importantes a tener en cuenta:

Formación y la debida información

Una vez se selecciona a la empleada, debemos tener en cuenta que estará en nuestra casa, pero que no todos los hogares son iguales.  Para que nuestra empleada se vaya familiarizando con la casa y la familia tenemos:

Enseñarle toda la casa, donde deberemos explicar dónde está cada cosa que pueda precisar y el lugar donde guardarla.

Darle un horario a nivel general para acometer las principales tareas, tales como los días en los que la empleada doméstica tendrá que cambiar y lavar la ropa de la cama, así como realizar la limpieza de cada estancia o el momento en el que debe planchar.

Refuerzos positivos

No solo se quiere una buena trabajadora,  se debe buscar la excelencia. Si queremos lograrlo, hay que observarla en las diferentes tarea, sin ser agobiantes e indicarle lo que es digno de mejora.

En el caso de que la hayamos formado e ido informando, en unos pocos días la emplea doméstica va a saber cómo debe actuar en todo momento. Si se refuerza con un buen seguimiento, vamos a lograr magníficos resultados.

Aprendizaje y adaptación

De cara a una buena adaptación de la empleada habrá que…

  • No ser impacientes
  • Destacar las habilidades y reconocer el esfuerzo
  • Ser constructivos con lo que se puede corregir
  • Darles consejos para gestionar el tiempo
  • Tendrá que escuchar las sugerencias para mejor

Respeto

Hay que tratar siempre con el debido respeto, lógico, pero siempre es importante destacarlo y que toda la gente de la casa sean conscientes de ello.

La empleada deberá hacer las labores de la casa en un entorno familiar de normalidad y respeto.

Entre las funciones no está el tener que soportar que se le falte el respeto por miembros de la familia o tener que aguantar las salidas de tono que puedan producirse dependiendo de los estados de ánimo que podamos tener.

Las instrucciones e indicaciones se tienen que dar con un buen tono de voz, lo mismo que el lenguaje y siempre con mensajes claros, que aseguren que lo entenderá bien.

Las relaciones entre empleadores y empleados se van a desarrollar en un buen clima de convivencia donde se puedan seguir las reglas de educación fundamentales.  Estamos ante algo tan normal como puede ser la relación entre jefes y empleados, excepto de que es en nuestro hogar donde el empleado hace su jornada laboral.

Todo esto hace que sea natural que en las relaciones profesionales haya cierta proximidad, pero también hay que ser conscientes de que debemos trazar unos límites y distancias,

Una empleada doméstica va a conocer mucho de nosotros, siendo importante el que haya un buen clima de confianza para el mejor desarrollo del trabajo y que la convivencia entre los miembros de la familia sea excelente.

Realismo y justicia

Nunca se va a poder tener una buena empleada doméstica sino se es un buen empleador doméstico.

En este sentido, además de las recomendaciones que hicimos antes hay que ser conscientes de lo siguiente:

  • No pidamos imposibles: hay que saber las tareas para las que contratamos al empleado doméstico y saber el tiempo que van a necesitar para poder desarrollarlas. Así es como se podrá establecer un calendario con gran coherencia entre las horas y el trabajo a realizar
  • Pagar de forma adecuada: los pagos a la nómina se tendrán que hacer en los días acordados, pues un retraso sin justificación lo que hará es menoscabar la credibilidad ante la empleada de hogar. Por este motivo, es fundamental para ella que el pago deba hacer el día en que se espera, como nos gusta que se haga en nuestros respectivos trabajos.

Esperamos que, después de todos estos consejos, seguro que vas a tener algo más claro lo que hay que hacer para seleccionar una buena empleada doméstica, pues como decíamos es alguien fundamental para cualquier hogar que precise de sus servicios.